vino

El vino en España (Nivel B1)

Si hay algo que la cultura de mi país (Italia) y la de España comparten es el vino, bebida que nunca falta en los bares, en los restaurantes y en las mesas familiares. Hoy quería contaros algunas cosas sobre este maravilloso producto.

En España el vino cuenta con una tradición casi milenaria, dado que ya los fenicios, introdujeron en la Península Ibérica el cultivo del vid y por esto el vino. Me imagino que algunos ya sabéis que existen, básicamente, cuatros tipos de vino que se diferencian por sus colores: el tinto (de color rojo fuerte), el blanco (de uva blanca), el rosado ( de uva negra con la técnica del blanco) y el menos famoso clarete (mezcla de uva negra y blanca). Los vinos españoles como los de Rioja, Ribera del Duero, Jerez o los blancos de Rueda y el cava de Penedés gozan de una gran reputación internacional, comparable a la de los vinos italianos y franceses. Parece que aun los médicos recomiendan una copa de vino durante la comida, por sus efectos beneficiosos para la circulación de la sangre. Es muy popular, entre los españoles, “salir de vinos” o sea, salir con amigos a tomar tapas acompañadas de unas copas de vino. Una diferencia con Italia, y que me sorprendió muchísimo dada la fuerza de la cultura del vino en nuestros países, es que aquí el tinto se puede mezclar con otras bebidas sin alcohol dando vida a copas de calimocho (vino y coca cola) o de tinto de verano (tinto y gaseosa). Estas dos “mezclas” se beben sobre todo entre los jóvenes, en ocasiones como los botellones, porque son muy baratas y “refrescantes”. Sinceramente la idea de mezclar el tinto, bebida tan rica por sí misma, con algo gaseado y extremamente dulce como la coca cola me da un asco que es difícil explicar en palabras, y lo mismo diría cualquier italiano… A pesar de esto, aquí en España parece ser muy común, y de verdad lo podéis encontrar en casi todos los bares o discotecas. Seguramente la región española más prestigiosa es la Rioja. Se encuentra en La Valle del Ebro, entre Castilla y León, el País Vasco y Navarra, donde la tradición del vino tiene más de siete siglos. A comienzos de otoño empieza la época de la vendimia, aunque en la zona de La Rioja Baja empieza antes debido a mejores condiciones climáticas. Los excelentes vinos tintos de la Rioja, elaborados con uva “tempranillo”, “garnacha”, “mazuelo” y “graciano” y con un característico sabor a vainilla, se crían primero en barricas de roble y luego en botellas, donde termina su proceso de envejecimiento.  Según la calidad y el tiempo que hayan permanecido en unas y otras, se clasifican en: Crianza (dos años de envejecimiento y que han estado al menos 6 meses en barrica), Reserva (vinos seleccionados de hasta tres años de envejecimiento que han permanecido al menos un año en barrica) y Gran Reserva (vinos de grandes cosechas con al menos dos años en barrica y tres en botella). En un pueblo riojano, Haro, que es considerado la capital del vino, cada 29 de junio, día de San Pedro, se celebra la Batalla del Vino. Después de una misa, durante la romería, los asistentes se arrojan miles de litros de vino de bota (hoy en día se usan también pistolas de agua o sulfatadoras) unos a otros. Así es que el color de la ropa se vuelve granate y la gente borracha 🙂 ¡Por supuesto hay que ir y participar!

¡Disfrutad de la riqueza del vino, gente!

Un saludo,

Tullio

Ábaco Salamanca Spanish

Ábaco Salamanca Spanish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.