Jardines y Parques de Salamanca

Las zonas verdes de la ciudad de Salamanca proporcionan una bocanada de aire limpio a la ciudad. A continuación algunos de los jardines y parques de la ciudad de Salamanca donde se puede apreciar una buena vista y descansar en tranquilidad o hacer deporte y que te recomendamos visitar al menos una vez durante tu estancia en Salamanca.

1)  El Parque de la Aldehuela es una extensa zona verde situada a orillas del río Tormes, al este de la ciudad. Este parque ha sido remodelado en los últimos años para albergar un gran número de instalaciones deportivas. Además, existe una zona de juegos infantiles, un circuito biosaludable y un recinto de piscinas. Este parque cuenta también con una gran zona arbolada con caminos por los que dar un paseo y bancos para sentarse. Da igual forma, se puede pasear por la acera que discurre en paralelo al río. En esta parte del parque hay un gran número de chiringuitos que están abiertos durante los meses de verano. Enfrente  de la zona deportiva hay una gran explanada en la que se celebra el Rastro (mercado semanal) todos los domingos del año, excepto los que coincidan con las Ferias y Fiestas de septiembre, ya que durante esos días se instala en este lugar una feria de atracciones. Que no se te olvide visitar también la Isla del Soto.

2) El Parque Huerta de los Jesuitas es un gran parque situado entre el Paseo de San Antonio y la Avenida de la Aldehuela. Los terrenos eran originariamente un huerto perteneciente a la Compañía de Jesús (y de aquí los jesuitas) y fueron cedidos al Ayuntamiento de Salamanca en 1979, con la condición de que fueran destinados a la construcción de un parque público. En el huerto original abundaban los árboles frutales, que se conservaron en su mayoría, y se plantaron nuevas especies de árboles y de flores. Se añadieron también zonas de juego para niños, un estanque, zonas deportivas, grandes avenidas por las que pasear, una cafetería con pista de baile y pérgola, un área de juegos tradicionales, etc. Además, el carril bici de la ciudad atraviesa el parque a lo largo por uno de los laterales. Debido a la abundancia de vegetación aquí viven muchas aves, desde los patos que pueden verse en el estanque hasta otras especies más pequeñas, como el herrerillo común, el verderón o el petirrojo.

3) El Parque de la Alamedilla se encuentra cerca del centro de Salamanca, entre la Plaza de España y las vías del tren. Este parque es popular entre los salmantinos por su estanque, donde se pueden ver patos, ocas y cisnes en libertad. El principal atractivo del parque es su lago artificial. Además, cuenta con un espacio de columpios y juego para niños, una zona de ejercicio biosaludable, chorros de agua. Hoy la Alamedilla es un parque pequeño por donde pasean los mayores, juegan los niños, y donde las parejas se sientan de la mano a contemplar el lago, desatendiendo cierto olor a abandono que alguna vez emana del estanque, y ajenos completamente a los escombros que se ocultan bajo el parque.

4) El Campo de San Francisco es el parque más antiguo de la ciudad de Salamanca. Ubicado en el centro de la ciudad, es uno de los pulmones verdes de Salamanca. Este parque se levanta sobre parte del terreno en el que estuvo la huerta del desaparecido Convento de San Francisco el Grande, cuyas ruinas se encuentran en un patio interior situado en la parte trasera de la Capilla de San Francisco. Durante el siglo XVII, se proyectó que el terreno que hoy ocupa el Campo de San Francisco fuera destinado a la construcción de dos cuarteles militares que no llegaron a levantarse debido a la Guerra de Sucesión. Ya a principios del siglo XIX, el gobernador político y militar de Salamanca, D. Isidro López ordenó plantar en esta zona más de 600 álamos y construir una fuente, creando así el Campo de San Francisco. En 1926 la Caja de Ahorros construyó una pequeña biblioteca que abrió sus puertas durante muchos años en los meses de primavera y verano. Tras un tiempo cerrada, el Ayuntamiento la volvió a reabrir en el verano de 2016. En la actualidad el parque cuenta con columpios y otras atracciones para niños y zonas verdes con bancos de piedra para sentarse.

5) El Jardín de la Merced se encuentra junto a la plaza del mismo nombre. Se asienta sobre la muralla y ofrece al visitante paz y descanso, así como una vista del río Tormes, el Puente Romano y de las tierras hacia el sur de la provincia. Por ello, también se conoce como Mirador de la Facultad de Ciencias.

 

6) El Paseo Fluvial de Salamanca es una zona verde situada en la margen derecha del río Tormes, entre las cercanías del puente Enrique Estevan y las de la Aldehuela, que discurre en paralelo con el río y que se puede recorrer en bicicleta por el carril bici o andando por una ancha acera. A lo largo del recorrido se pasa por debajo del puente Enrique Estevan, del puente Felipe VI y del puente del ferrocarril y junto a un embarcadero. El entorno es muy agradable para pasear o hacer deporte. También para ir con niños, ya que muy cerca del inicio del paseo hay un parque infantil. En el último tramo del camino, llegando a las inmediaciones de la Aldehuela, se puede ver la fábrica de Mirat, que se construyó aprovechando los restos del antiguo Convento de Nuestra Señora de la Victoria, de la Orden de San Jerónimo, y que es el único exponente de la industria salmantina del siglo XIX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *